Todo comenzó como un juego, tratando de ser parte del grupo, no porque me faltaba algo, sino porque queria saber de qué se trataba todo aquel mundo nuevo y descontrolado, que se me venía encima…

En otras oportunidades, sucede que es tanto el dolor que siento por ser incomprendido por todos los seres que me rodean, que quise apoyarme en una sustancia, marihuana, cocaína, pasta base, psicofármacos, éxtasis, etc, etc, sin saber que pronto perdería el control. Es que pensándolo bien…nunca lo tuve…

Otras veces…”es tanto el dolor que me provoca el abandono de mi padre”…”se fue cuando yo era muy chico y cuánto lo necesité, y aún lo necesito !!!!! “.

Cuando la violencia es una constante en mi casa…”no soporto ver como mi papá le pega a mamá…”, eso produce un dolor inmenso, y no tengo otro escape a tanto dolor que la droga…

Siento una sensación muy ambigua, ya que sé que le estoy haciendo mal a mi cuerpo, a mi familia, a todos los que me quieren, pero a la vez me gusta y no puedo parar. El consumo, me hace olvidarme de todo y me da paz en sí mismo, aunque sé que me está destruyendo…, a la vez, no lo quiero aceptar, no quiero permitir, que lo único que me da tranquilidad, que es la misma droga, haya alguien que quiera quitármela, o amenazar con hacerlo, es por eso que prefiero negar el consumo, entonces así nadie quiere quitarme “algo” que NO tengo…

Creo, o mejor dicho, mucho tiempo lo creí…que yo tenía el control de la sustancia…pero ahora me doy cuenta que es al revés…, no puedo parar…necesito buscar ayuda…pero dónde ????…